Biotech Spain  Noticia

08/06/2011
Número de visitas: 4897

Un nuevo convenio para el estudio de la influencia de los alimentos en la salud

El Instituto Ramón y Cajal de Investigación Sanitaria (IRYCIS) y la empresa 2B Blackbio han firmado hoy un convenio que persigue el desarrollo de microarrays para la prevención de enfermedades relacionadas con la alimentación.
Alimentación saludable Son dos los objetivos fundamentales que los participantes esperan conseguir mediante este convenio. Por un lado, intentarán conseguir un método para determinar el efecto real de los llamados alimentos funcionales en nuestra genética y por otro, desarrollar un sistema que permita la detección de las más importantes alergias alimentarias de una forma lo menos invasiva y más temprana posible.
Desde el punto de vista científico, se trata de aportar razones y datos científicos al hecho por todos conocido de que lo que comemos influye en nuestra salud. En efecto, todos tenemos una idea general de lo que es una dieta saludable. Pero también hemos experimentado, ya sea en nosotros mismos o en la gente que conocemos, que hay alimentos que sientan mejor a unos que a otros.
La genética está detrás de este comportamiento distinto de nuestro metabolismo ante lo que comemos. Por lo tanto, la situación ideal sería aquella en la cual los médicos nos puedieran decir a cada uno lo que más nos conviene comer para mantenernos sanos y prevenir enfermedades relacionadas con la alimentación.
Esta personalización del diagnóstico es la tendencia actual de la medicina. Los avances tecnológicos en el campo de la genética sitúan a los científicos en la mejor posición para lograr el reto de personalizar el tratamiento.
Los microarrays son uno de esos avances y constituyen la base del sistema que esta alianza público-privada pretende poner a punto en relación con la alimentación.
Los microarrays son dispositivos que permiten el análisis simultáneo de un gran número de variantes de material genético. Se utilizan para identificar y detectar cambios en esas variantes en diferentes muestras biológicas, por ejemplo, antes y después de una ingesta de determinado alimento o fármaco. En otras palabras, los microarrays pueden distiguir esas marcas genéticas que nos individualizan del resto y asociarlas a un determinado aspecto de nuestra salud, en este caso, la alimentación.
A partir de microarrays como el CholestChip o el DietCHip, ya desarrolados por estos grupos, el consorcio intentará descrifrar si los componenetes "saludables" de los alimentos funcionales tienen un efecto real en nuestra regulación genética. Esta aproximación basada en microarrays también servirá para desarrollar herramientas que permitan predecir la evolución de alergias a determinados alimentos de la manera más temprana posible, utilizando además procedimientos menos molestos para el paciente que los actuales.
El proyecto se desarrolla en el marco de otro proyecto mayor, Henufood, en el cual colaboran 9 empresas y 11 centros de investigación de toda España, con el apoyo del Ministerio de Ciencia e Innovación. Henofood investiga ingredientes y alimentos habituales en nuestra dieta con el objetivo de demostrar sus propiedades beneficiosas para la salud.

Permalink: https://biotechspain.com/?iid=110608noticia_henufood&itid=1&lan=es

PDF